academico

ACADÉMICO

La educación teresiana pone el acento en el valor educativo del ENCUENTRO en las relaciones interpersonales. Educamos educándonos desde y para la relación entendida como TRATO DE AMISTAD, ámbito de crecimiento entre sujetos y sociedades, fundamento de convivencia cordial y pacífica, apertura a Dios y a la humanidad.
Comparte esta WEB en facebook Comparte esta WEB en twitter

El educador Teresiano forma parte de comunidades que emprenden, capaz de reconceptualizar su mirada en dialogo con otros/as y de construir una visión compartida. Buscando la unidad de acción, la coherencia entre teoría y práctica, ponen en marcha las líneas educativas que hayan sido asumidas, a través de proyectos concretos, diversos y evaluables.

Como profesional de la educación es SUJETO DE SABER PEDAGOGICO, capaz de: 1. Diseñar experiencias de aprendizaje, 2. garantizar el sentido de los saberes que producen, 3. Gestionar la heterogeneidad de los grupos y 4. Evaluar y regular los procesos formativos. Trabaja en equipo favoreciendo la relación con el entorno y el APRENDIZAJE COLABORATIVO Y POR COOPERACION, Busca LA ACTUALIZACION CONTINUA, interactuando con comunidades académicas y científicas, estableciendo relaciones con personas e instituciones que persigan el mismo fin.

Orientaciones metodológicas
La clave de renovación continua en la educación teresiana está en sus educadores/as y en priorizar su formación. Las comunidades de aprendizaje son el clima donde los educadores se forman investigando sobre su práctica educativa. Para ello implementan ciclos en los que utilizan la metodología de ACCION-REFLEXION-ACCION. Nuestra Práctica educativa es situada. Acogemos los desafíos de una realidad plural y multicultural y asumimos las contradicciones de estar inmersas/os en un sistema excluyente